martes, 30 de julio de 2013

La impaciencia del corazón (Stefan Zweig, 1939)

“Hay dos clases de piedad. Una, débil y sentimental, que en realidad sólo es impaciencia del corazón para liberarse lo antes posible de la penosa emoción ante una desgracia ajena, es una compasión que no es exactamente compasión, sino una defensa instintiva del alma frente al dolor ajeno. Y la otra, la única que cuenta, es la compasión desprovista de lo sentimental, pero creativa, que sabe lo que quiere y está dispuesta a aguantar con paciencia y resignación hasta sus últimas fuerzas e incluso más allá”

sábado, 27 de julio de 2013

Stranger than fiction (Marc Forster, 2006)

"Hola, mi nombre es Harold Crick y creo que usted está escribiendo una historia sobre mi"

Los personajes que cobran vida, incluso aquellos que como Harold Crick existen de forma paralela, ejercen en mi una fascinación que creo va más a allá de lo que puedo explicar, por eso mismo amo esta película.

Si un día, que debería ser igual de rutinario que cada los demás, uno se despierta escuchando una voz en off que narra cada detalle de lo que hacemos y que incluso va un segundo por delante, pensar que nos hemos vuelto locos es más saludable que suponer que hay alguien que nos escribe.